Nuestra Comunidad
Batcom

Es un mundo con dispositivos cada vez más conectados a través de internet. El avance es significativo y se lo conoce como “Internet de las cosas”. Los próximos años la sincronización entre aparatos, domótica del hogar y vehículos será constante. El intercambio de información en tiempo real tiene el potencial de cambiar nuestro entorno de formas cada vez más radicales, a tal punto de crear ciudades inteligentes con la simple conectividad de los ciudadanos.

La seguridad
está a tu alcance

Cuando las ciudades se conectan a videovigilancia y otras fuentes de información, se aprovecha el poder de los datos para mejorar la seguridad en las calles, se previenen incidentes y se ofrece una respuesta más rápida ante emergencias.
Las cámaras conectadas, los sistemas viales inteligentes y los sistemas de monitoreo de seguridad pública pueden proporcionar una capa adicional de protección y apoyo de emergencia para ayudar a los ciudadanos cuando resulta necesario.

Internet de las cosas
hiperconectividad

Sectores como el de seguridad, turismo, entretenimiento, comercio y salud, pueden verse mejorados por una ciudad cada vez más interconectada. La clave es estar preparados y BATCOM se expande teniendo en cuenta el avance de la tecnología. La “Internet de las cosas” es una red que interconecta objetos físicos a través de la web con receptores inalámbricos. Los mentados objetos se valen de sistemas embebidos, es decir, hardware especializado que le permite no solo la conectividad a Internet, sino que además programa eventos específicos en función de las tareas que le sean dictadas de forma remota.

Ciudad inteligente
ventajas

Permiten una mayor participación de la sociedad civil organizada y de los ciudadanos en la administración por medio del uso de herramientas tecnológicas que ayudan a monitorear los servicios públicos, identificando problemas, informando e interactuando con la administración municipal para resolverlos. Producen indicadores de desempeño que son útiles para medir, comparar y mejorar las políticas públicas. Y facilitan la integración de procesos en las gestiones gubernamentales. A su vez, aportan información necesaria y transparente para una mejor toma de decisiones y gestión presupuestaria. Otros beneficios son: que generan procedimientos comunes que aumentan la eficiencia del gobierno, optimizan la asignación de recursos y ayudan a reducir gastos innecesarios y eleva el grado de satisfacción de los habitantes ya que facilita prestar una mejor atención a los usuarios de servicios y mejorar la imagen de los órganos públicos.